Soñadores por la Educación

La educación es uno de los tantos derechos negados para las comunidades indígenas; las posibilidades de la niñas, niños, jóvenes y adultos para acceder a procesos de educación formal están llenas de obstáculos, ya sea porque no hay opciones en sus lugares de origen, ya sea porque no se cuentan con recursos para trasladarse o costearse los mínimos necesarios para poder asistir y permanecer en las escuelas. Asimismo, la discriminación sigue siendo una constante hacia la población indígena, aunado a modelos educativos que no recuperan, ni reconocen su cultura, saberes, necesidades, experiencias y formas de ver la vida.

 

El proyecto Soñadores por la Educación, impulsado por Voces Mesoamericanas y apoyado por HIP, es una apuesta para que mujeres y hombres jóvenes indígenas de Los Altos de Chiapas puedan incorporarse a procesos de educación formal que contribuyan al desarrollo de habilidades que aporten a  la construcción del Buen Vivir.

 

Desde Voces Mesoamericanas, entendemos la educación como proceso creativo, dinámico y dialógico, experiencia compartida y encuentro de pensamientos y sentimientos, basada en relaciones recíprocas y con la fundamental premisa de construir comunidad que contribuya a la dignificación de las personas, de su historia y de la vida misma. Es por ello que acompañamos experiencias de educación alternativa que se adecuan a los contextos de esta región y que valorizan la interculturalidad como encuentro de saberes que apuestan por sociedades más justas y equitativas.

 

A través de los esfuerzos colectivos, cada año realizamos una campaña con la plataforma HIPGive donde recaudamos fondos para las becas de estudio que aportan para pasajes, alimentación, hospedaje, colegiaturas y materiales. Hasta el día de hoy hemos contribuido a que 25 jóvenes en contextos migratorios puedan seguir con el sueño de estudiar el nivel medio superior y superior.

 

“Para mí ir a la escuela es muy bonito, me gusta mucho; mis papás están orgullosos de mí, nunca nadie en mi familia había ido a la escuela. Yo quiero seguir yendo para ayudar a mi comunidad”. Teófila, tsotsil de Dos Lagunas.

 

“Hoy aprendí una frase “Yo soy sólo si tú eres”, significa que somos en relación a los demás, ¡es muy fuerte! Tenemos que ver unos con los otros, ayudarnos, apoyarnos, eso  es comunidad”. Lucio, tsotsil San Cristóbal de Las Casas.

 

“Yo he aprendido mucho, ya no soy el mismo de antes, ahora veo diferente y creo que podemos hacer mucho por mejorar nuestras comunidades. En el futuro quiero estudiar para ser abogado”. Abraham, tsotsil de Yabteclum.

 

“Salí a trabajar hace muchos años fuera de mi comunidad porque quería ahorrar para ir a la escuela, siempre fue mi sueño. Cuando regresé mi mamá enfermó y ahí me gasté mis ahorros, me puse triste. Ahora ya puedo estudiar la prepa, estoy cumpliendo mi sueño, estoy muy contenta y no lo voy a dejar.” Patricia, tsotsil de Poconichim

Nuestra organización trabaja acompañando procesos de organización del pueblo migrante, tenemos claridad de lo complejo de la problemática y creemos que son varias las formas de contribuir a disminuir las desigualdades históricas y promover el arraigo digno, sin embargo, consideramos que una herramienta fundamental es el derecho a la educación como catalizador de otros derechos humanos.

 

Estudiar no es sólo aprender conocimientos, no es sólo recibir datos, sentarse a escuchar, tener un papel que pruebe lo que sabes; estudiar es abrir el corazón y la mente, es encuentro, es valorar lo que somos, es reconocer y compartir experiencias, es apostar por un futuro justo, es dignificar la vida, tener esperanza y construir sueños.  Por eso no dejaremos de ser soñadores…

 

 

imgres
imgres-1