Construcción de Ciudadanía Comunitaria Transnacional (CCCT)

 

“El derecho a saber es muy importante para nosotros

porque nos permite vigilar las acciones del gobierno,

asegurarnos que los recursos si lleguen a las comunidades

y que se usen para el bienestar de nuestra gente;

El derecho al saber es el derecho a nuestro territorio,a existir

a nuestra identidad”

 

 

Voces Mesoamericanas concibe la Ciudadanía Comunitaria Transnacional (CCT) como el ejercicio de derechos específicos –a nivel individual y comunitario- en diversos aspectos y ámbitos relacionados al quehacer ciudadano, teniendo como principales ejes articuladores el derecho a la identidad y al territorio.

Desde esta perspectiva, este último es entendido ya no como un simple espacio geográfico “neutral”, sino como un lugar vivo de enunciación política que se expande y adquiere múltiples significados como resultado de los procesos migratorios.

La Construcción de Ciudadanía Comunitaria Transnacional (CCT) cuenta entonces con dos objetivos fundamentales:

  • Funciona como un espacio de visibilización y denuncia activa de los procesos de exclusión y marginación que las personas migrantes experimentan tanto en sus países de origen como en los países de destino.
  • Permite revelar y acompañar las múltiples –y creativas- estrategias que las y los sujetos migrantes despliegan para defender y ejercer sus derechos a lo largo de todo su ciclo migratorio (origen-tránsito-destino-retorno). En todo este proceso, se construyen redes y espacios organizativos que, aunque interpretan el vínculo profundo de las y los migrantes con sus comunidades de origen, funcionan y se despliegan más allá de las fronteras nacionales,  estatales, y/o comunitarias.

La ciudadanía comunitaria es una construcción “desde abajo” de las sujetas y sujetos migrantes. Precisa comprender la formación y creación de redes sociales y territoriales de nuevo tipo que modifican las instituciones y formas organizativas en lugares de origen y de destino; pero sobre todo, animar la emergencia de las personas migrantes como sujetos sociales y políticos que se plantean la participación cívica y política en las comunidades de origen y destino, la exigencia a los gobiernos del cumplimiento de sus obligaciones, y la construcción de alianzas con otros actores para defender la vida de los pueblos.

En esta perspectiva, el equipo de Voces Mesoamericanas articula iniciativas de investigación, formación y acción política transnacional que buscan:

  • Fomentar y fortalecer la participación informada de actores sociales y civiles en comunidades y municipios de origen de migrantes en Los Altos de Chiapas, mediante el desarrollo de capacidades técnicas, políticas y de vinculación que les permitan vigilar los programas gubernamentales que tienen un impacto en el desarrollo local y en el fenómeno migratorio, e influir en la toma de decisiones públicas para su mejoramiento.
  • Construir nuevos lenguajes y estrategias para animar la participación ciudadana, especialmente en los jóvenes de las comunidades de Los Altos. Se generan nuevos espacios participativos de expresión política, sensibles culturalmente y de gran impacto a nivel comunitario, para reflexionar sobre el ejercicio de la ciudadanía en los contextos migratorios.
  • Animar la inclusión y participación cívica de la diáspora maya de Guatemala y Chiapas en las sociedades de destino en los estados de Florida y Georgia, mediante el fortalecimiento de sus vínculos transnacionales y la institucionalidad de sus redes de apoyo.

Construcción de Ciudadanía Comunitaria Transnacional (CCCT)

En Voces Mesoamericanas entendemos la Contraloría Comunitaria como el conjunto de acciones de control, vigilancia, verificación y evaluación que realizan las personas, de manera organizada e independiente, bajo un esquema de derechos y compromisos ciudadanos, con el propósito de que la función gubernamental se realice en términos de transparencia, eficacia, legalidad y honradez.
De acuerdo con su objeto de trabajo, la Contraloría Comunitaria plantea un sistema de vigilancia, verificación y evaluación social de las obras, servicios o apoyos que se provean a la población a través de programas o proyectos institucionales, apegándose a los principios de transparencia, oportunidad y calidad.
El Consejo de Contralorías Comunitaria de Chenalhó (CCC-Chenalhó) nace en el año 2014 como fruto de un proceso de capacitación sobre el derecho a saber (transparencia y acceso a información pública) en municipios de Los Altos. Se presentó ese mismo año en la cabecera municipal de Chenalhó, en el Festival por el Día Internacional de la Transparencia y el Derecho a Saber. Ese mismo año, fue lanzada la campaña radiofónica “Del presupuesto al hecho que no haya trecho” para sensibilizar a las comunidades del municipio de Chenalhó sobre la importancia y los alcances del derecho de acceso a la información pública.
El Consejo se presenta como “un grupo independiente de mujeres y hombres indígenas tsotsiles de varias comunidades que organizados y con información, hemos formado nuestro Consejo de Contralorías Comunitarias de Chenalhó, para apoyar a que nuestras familias tengan una vida más digna y justa, a través de nuestra participación y la exigencia y defensa de nuestros derechos” (Documento de Presentación Pública, 2014).
El Consejo trabaja en el fortalecimiento de sus propias capacidades técnicas, políticas y organizativas, así como en el mejoramiento de las prácticas de monitoreo y vigilancia comunitaria sobre las decisiones que toman las autoridades, con el objetivo de que la transparencia y la rendición de cuentas se vuelvan parte de los usos y costumbres en sus comunidades.
Después de meses de preparación y reflexión colectiva, el CCC-Chenalhó realizó los primeros ejercicios de presentación de solicitudes de acceso a la información pública ante el municipio y otros órganos del gobierno del estado de Chiapas. Aún sufriendo represalias y trabajando en numerosas ocasiones bajo amenaza, el CCC-Chenalhó ha logrado visibilizar importantes casos de corrupción que demeritan el acceso a derechos sociales en las comunidades (derecho a la salud, la educación, el acceso a servicios básicos, etc.) incentivando una migración forzada, precaria y desordenada.
Durante el año 2016, el CCC-Chenalhó firmó un acuerdo de colaboración con el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la información y Protección de Datos Personales (INAI) así como con el Instituto de Acceso a la Información Pública del Estado de Chiapas (IAIP), con el propósito de fortalecer sus capacidades y participación en mesas de diálogo con autoridades y espacios locales de toma de decisiones.
Ese mismo año, en el marco del II Festival por el Día Internacional de la Transparencia y el Derecho a Saber, se lanzó la campaña radiofónica comunitaria “Que te hablen derecho es tú derecho”, realizando además una capacitación y un levantamiento masivo de solicitudes de información en San Pedro Chenalhó. Como resultado, se recogieron 150 solicitudes que han sido ingresadas a los sistemas federales y estatales de acceso a información pública.
Voces Mesoamericanas está animando la conformación de dos nuevos Consejos de Contralorías Comunitarias en los municipios de San Cristóbal de Las Casas y Chamula, y en su articulación con el ya existente en Chenalhó.
En el marco de un convenio de colaboración suscrito entre Voces Mesoamericanas y el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la información y Protección de Datos Personales (INAI), se ha comenzado a trabajar en escuelas de educación media superior del municipio de Chenalhó, Chiapas, con el objetivo de formar promotores juveniles del Derecho a Saber.
En ese sentido, hemos colaborado activamente con el Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos de Chiapas(CECYT) ubicado en la cabecera municipal de San Pedro, Chenalhó, así como el Colegio de Bachilleres del Estado de Chiapas (COBACH) ubicado en la localidad de Miguel Utrilla (Los Chorros).
En ambas instituciones educativas, se han brindado talleres de expresión artística –teatro, pintura, fotografía, música, video- que se combinan con la reflexión ciudadana para construir nuevos canales y formas de participación e incidencia política.
Así, se han formado alrededor de 40 promotores juveniles del derecho a saber, quienes multiplican las habilidades adquiridas en sus diferentes comunidades, capacitando a la población en general en temas como el procedimiento para realizar una solicitud de información, así como en los medios para levantar quejas y solicitar mayores espacios de participación municipal.
Estos jóvenes tuvieron una participación activa durante el II Festival por el Día Internacional de la Transparencia y el Derecho a Saber, realizado el 28 de septiembre de 2016 en el parque central de San Pedro Chenalhó. En este evento, presentaron obras de teatro, muestras fotográficas y canciones que permitieron sensibilizar a la comunidad acerca de la importancia del derecho a saber. En este festival se contó con una presencia aproximada de 500 personas, además de diversas autoridades municipales y tradicionales.
Actualmente, se trabaja en la consolidación y expansión de estas agrupaciones juveniles, quienes comienzan a vincular este derecho con el ejercicio de nuevos derechos sociales específicos, como el derecho a un medio ambiente sano o el derecho a la seguridad comunitaria.
De este modo, las y los jóvenes indígenas comienzan a entender el derecho a saber como un elemento vinculado profundamente al “derecho a no migrar” o derecho de arraigo local que, sin embargo, sigue existiendo y acompaña durante su camino a todas aquellas personas que deciden migrar. Es pues, un derecho fundamental para conocer, apropiarse y defender su territorio desde una visión y práctica translocal y transnacional.
En colaboración con el Instituto Centroamericano de Estudios Sociales y Desarrollo (INCEDES) y la Universidad de Florida, Voces Mesoamericanas participó en el proyecto “El Fortalecimiento de los Vínculos Transnacionales y Mecanismos de Gestión en la Diáspora Maya en Florida, Estados Unidos”.
La investigación colaborativa reconoce que la institucionalidad de las redes de apoyo fortalece al migrante maya en sus destinos contribuyendo a su desarrollo personal, familiar y comunitario como resultado de la migración. En su primera fase, el proyecto elaboró un mapeo de actores y análisis de los vínculos y la institucionalidad transnacional de migrantes mayas originarios de Guatemala y Chiapas.
Fortalecer la capacidad de las y los sujetos migrantes de generar alianzas y/o dar seguimiento a instituciones locales que contribuyen al desarrollo transnacional es el propósito del proyecto en su segunda fase. Sin duda, el clima y las políticas anti-migrante que se intensifican con las Acciones Ejecutivas del presidente Trump,  son un escenario difícil para la construcción de la institucionalidad maya en los Estados Unidos que requiere de nuevas alianzas y estrategias creativas.