¡Somos la esperanza latinoamericana, derrumbando fronteras! VOTA Y DESPUÉS ACTÚA

bankil/ noviembre 8, 2016/ Noticias, Uncategorized/ 0 comments

votadespuesactua

 

¡Las comunidades latinoamericanas y caribeñas en los Estados Unidos somos fuerza y esperanza!

No sólo somos la minoría más grande en los Estados Unidos (EU). Según los datos censales, en el 2013 el 17 por ciento de la población total es hispana, y se espera que en el 2050 represente el 28 por ciento del total. En lugares como el condado de Los Ángeles corresponde al 48.3 por ciento. Un tercio del voto latino es de inmigrantes. La mayoría latina es de segunda generación, es decir, somos hijas e hijos de migrantes. Hoy, el 32% son menores de 18 años, por lo que se reconoce que la participación de nuestras comunidades será definitiva en las próximas elecciones.

Se estima que unos 14 de los 16.2 millones de latinos empadronados votarán hoy 8 de noviembre, y que al menos otros ocho millones aún no están registrados. La fuerza del “voto latino” es real y creciente. Hay un incremento notable en el empadronamiento y participación electoral de nuestras comunidades.

Somos más que “un gigante durmiente” en el campo electoral, porque vamos tomando conciencia de nuestros aportes sociales, culturales y económicos a los EU y a nuestros países de origen en América Latina y el Caribe.

También sabemos que tenemos importantes desafíos para nuestra participación política-electoral. Para quienes somos inmigrantes mexicanos o mexicano-estadounidenses, nos pesa el legado de un sistema político-partidista en México que nos ha negado derechos políticos y que ha cultivado un sentimiento anti-partidista. Hemos asociado la participación electoral con la corrupción, el clientelismo y los engaños. Muchas y mucho de nosotros somos de origen campesino, y nunca votamos en nuestro país. Estas cuestiones han frenado el desarrollo de la cultura del voto en EU y muchos perdieron el interés por el ejercicio de la ciudadanía.

La “amenaza de Trump” nos ha hecho tomar conciencia de la importancia de nuestro voto. Las organizaciones cívicas, sindicales y de defensa de los derechos humanos, junto con artistas y figuras que tienen presencia en nuestras comunidades, se han movilizado para convocarnos a un voto masivo que cierre el paso al aspirante del Partido Republicano. “Mi voto es su voz”, es alguna de las consigas que los Dreamers han lanzado para llamar a la comunidad latina a tener presentes a los inmigrantes indocumentados en la votación. No olvidamos que un 26% del voto latino es por el Partido Republicano y otro 16% es independiente.

 

¿Qué se juega en las elecciones del 8 de noviembre en EU?

La elección del 8 de noviembre determinará quiénes son los 538 electores del Colegio Electoral que elegirán al nuevo Presidente en la votación de diciembre. El candidato que haya obtenido 270 votos electorales o más, el 20 de enero de 2017 se convertirá en el nuevo presidente de EU. El sistema electoral estadounidense permite que a pesar de no ganar el voto popular, un candidato gane la mayoría por medio de los votos de los 538 miembros del Colegio Electoral.

El presente y futuro inmediato de 11.1 millones de migrantes indocumentados está en juego.

Aunque Clinton y Trump, coinciden en aspectos de la política exterior como mantener la hegemonía mundial de EU, tienen planteamientos muy diferentes en materia migratoria. Clinton se opone a la expansión del muro fronterizo entre México y los EU; pero sobre todo, se ha comprometido a implementar en los primeros 100 días de gobierno una política de regularización para millones de migrantes indocumentados. Algunos de sus compromisos con la comunidad latina son dar continuidad a las órdenes ejecutivas del presidente Obama, como son la Acción Diferida para Llegados en Infancia (DACA) y la Acción Diferida para Padres de Estadounidenses y Residentes Permanentes Legales (DAPA), además de mantener su acceso al mercado de seguros médicos privados.

De manera contraria, Trump impulsará una política migratoria a partir de los 10 ejes que anunció el pasado 31 de agosto en Arizona, tras la reunión sostenida con el presidente Peña Nieto. Los puntos más importantes de su programa son la construcción del muro para completar el cierre de los casi 3,200 kilómetros de frontera entre EU y México; una política de “cero tolerancia” a los casi dos millones de migrantes con antecedentes penales; abolir la “ciudadanía por nacimiento” y deportar a más de cinco millones de inmigrantes indocumentados, además de cancelar su acceso a prestaciones sociales y a los mercados federales de seguros médicos.

 

¡Votos y participación política sí derrumban fronteras!

Estamos conscientes de la importancia que tiene la participación electoral para lograr cambios a favor de nuestra comunidad latinoamericana y caribeña. Por ejemplo, el liderazgo de mexicano-estadounidenses como el de Anthony Rendón, líder de la Cámara de Diputados, influyó en el incremento de 10 a 15 dólares por hora como salario mínimo, aspecto fundamental para construir la justicia social y económica para la población migrante.

También tenemos presente la “deuda moral” que el Partido Demócrata tiene con nuestras comunidades. Clinton, siendo senadora votó a favor del endurecimiento de los controles migratorios en la frontera con México, y como secretaria de Estado, justificó las medidas para reducir el flujo de niñas, niños y adolescentes migrantes, que explican el corrimiento de su frontera sur a la de México con Centroamérica.

Tanto Clinton como Trump, coinciden en el reforzamientos de los controles migratorios y en continuar la política de deportaciones que implementó la administración del presidente Obama. De 2009 a la fecha fueron deportados 2.5 millones de migrantes indocumentados, separando familias y provocando mucho sufrimiento humano.

Por eso, reconocemos que el voto por sí solo no es garantía de los cambios que necesitan y demandan nuestras comunidades latinoamericanas y caribeñas.

 

¡Vota y después actúa, por una nueva Primavera Migrante!

Nuestra participación en las urnas es el 8 de noviembre, pero nuestra organización y acción ciudadana tienen que seguir en las casas, en las calles, en las escuelas y centros de trabajo, tienen que ampliarse a todos los espacios públicos. Además de la democracia electoral, el horizonte de nuestra lucha son la justicia social, económica y política para la comunidad latina en EU, y todavía más, para las comunidades trasnacionales que incluyen a quienes estamos en los países de origen. Confiamos en la fuerza del voto latino, pero sabemos que la solidaridad y la acción cívica latina van más allá de las fronteras y de estas elecciones, y que serán las únicas que podrán derrumbar los muros físicos y también los muros internos que han profundizados los sentimientos, actitudes y prácticas antimigrantes, racistas y xenófobas en EU.

No olvidamos que entre marzo y mayo de 2006 más de un millón de migrantes salieron a las calles en oposición a la Ley Sensenbrenner. Fue una Primavera Migrante que hoy podemos hacer volver… por un mejor presente y futuro de nuestras comunidades.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>