Cuando nuestros familiares migran, sentimos tristeza, dolor, abandono y soledad: Niñas y niños en la 2a asamblea de la CIMICH

bankil/ noviembre 28, 2014/ Noticias, Uncategorized/ 0 comments

27 de noviembre de 2014, San Cristóbal de las Casas, Chiapas

A los pueblos indígenas de México

A las mujeres y hombres migrantes del mundo

Al pueblo de México

A las organizaciones y movimientos sociales

 

Mujeres y hombres, niñas y niños, familias y comunidades indígenas migrantes de los municipios de Chamula, Chalchihuitán, Chenalhó, San Cristóbal de Las Casas, Tenejapa, Teopisca y Zinacantán, nos hemos reunido hoy jueves 27 de noviembre de 2014 en la Universidad de la Tierra-CIDECI, para analizar el momento que vivimos en el mundo, en el país y en nuestro estado de Chiapas, y para compartir el  caminar de nuestra organización a lo largo del 2014, y los sueños y propuestas del próximo año.

Todas y todos somos parte de Comités Comunitarios Transnacionales, integrantes de la Coalición Indígena de Migrantes de Chiapas (CIMICH), organización que nació para reunir a los comités de migrantes retornados y a sus familiares que se encuentran en otros estados de nuestro país y en los Estados Unidos.

Estamos muy contentos de encontrarnos este día en la Segunda Asamblea General, para mirar nuestros avances, nuestras fortalezas y debilidades, pero sobre todo, para compartir propuestas que nos ayuden a mejorar nuestro trabajo por la defensa de los derechos de los pueblos indígenas y los pueblos migrantes.

No olvidamos las causas que nos fuerzan a migrar. Denunciamos que tenemos que migrar porque la economía familiar y comunitaria está arruinada por las políticas capitalistas que los gobiernos y los grandes empresarios defienden. No tenemos recursos y fuentes de trabajo, nuestros productos no tienen valor en el mercado. Además estamos endeudados y atrapados por los intereses que generan. El modelo económico capitalista nos despoja de nuestras tierras, de nuestros territorios y sus recursos, de nuestra cultura con sus conocimientos y valores. Por eso las migraciones no se detienen.

No queremos migrar, pero es la forma que tenemos para conseguir recursos para el bienestar de nuestras familias.

Salimos buscando una vida mejor, buscando dinero para que puedan sobrevivir  nuestras familias y cubrir sus necesidades básicas de alimentación, salud y educación. Migramos porque aquí en nuestras comunidades faltan recursos, opciones educativas, de trabajo y de promoción cultural.

Las niñas, niños y jóvenes tienen que enfrentar estereotipos sociales de la migración, las ideas que nos venden los medios de comunicación sobre las condiciones de vida que se pueden encontrar en el norte, pero no se habla de la discriminación, el racismo, la explotación y la muerte que enfrentan nuestras compañeras y compañeros.

Pero también se migra porque vivimos violencia en nuestras familias y comunidades; violencia de los gobiernos hacia los pueblos indígenas y violencia de género que afecta a las mujeres.

Las migraciones afectan la familia porque las mujeres, las niñas y niños viven el dolor y la tristeza de la despedida y el abandono, y eso nos causa enfermedades.

Enfrentamos la separación de familias, a veces también sufrimos la ruptura. A veces se pierde la comunicación con quienes se van, las familias se quedan sin el dinero que antes recibían. El regreso es muy difícil, cuesta mucho volver a adaptarse a la comunidad y sufrir cuando nuestros hijos ya no nos reconocen.

Hay muchos migrantes desaparecidos en nuestras comunidades, porque salen sin información y porque enfrentan peligros en los caminos y en los lugares de trabajo. No es bueno que la familia esté separada, queremos la reunificación de nuestras familias y comunidades. Necesitamos información sobre las ventajas y desventajas de migrar.

Por eso, nosotros y nosotras juntamos nuestras voces para decir:

Queremos tener derecho y oportunidades de trabajo en nuestras comunidades y en el extranjero. Para ello necesitamos visas que nos den seguridad. Hoy las visas sólo son para las clases altas y no para los campesinos.  Queremos fuentes de empleo y mercado para nuestros productos, intercambio de experiencias y capacitacion agrícola para la producción orgánica de nuestros alimentos. Acceso a recursos económicos para tener un buen aprovechamiento de nuestros bienes naturales que son la base para impulsar trabajos familiares y colectivos.

Queremos quedarnos con nuestras familias, que las mujeres no tengan que trabajar doble y tener más responsabilidades en la casa, en el campo y la comunidad, que no estén solas cuando enfrentan problemas. Por eso, queremos crear opciones para el arraigo en nuestras comunidades, trabajando en colectivo, produciendo en nuestras tierras.

Queremos vivir nuestra identidad con el orgullo de saber que somos pueblos originarios  y que México valore lo que aportamos a nuestro país y a las comunidades; el tiempo, el esfuerzo y sacrificio que hemos dado en los lugares de trabajo a donde llegamos.

Queremos que los que se fueron, puedan regresar a sus familias y comunidades. Es muy importante que los padres y madres apoyen a sus hijos que han migrado, que los jóvenes puedan participar en la toma de decisiones y dar su palabra en la comunidad. Que las familias se junten en grupos de apoyo emocional para superar el dolor y las dificultades del retorno.

No queremos queremos el consumismo que nos imponen los medios de comunicación, ni el endeudamiento que nos esclaviza.

Queremos nuestra Vida Buena con participación de migrantes. Para ello, es necesario construir y fortalecer la organización y la unidad del pueblo migrante, sólo con organización y defensa de nuestros terrotorios podemos mejorar nuestras comunidades, hacer valer nuestros derechos como trabajadores y tener igualdad de oportunidades en nuestro país.

Las niñas, niños y adolescentes, también participamos en la Segunda Asamblea General de la CIMICH y decimos nuestra palabra. Cuando nuestros familiares migran, sentimos tristeza, dolor, abandono y soledad. Hay lágrimas en las familias. Nos duele mirar que mucho migrantes mueren, que no les pagan bien, que no encuentran buen trabajo, y que se empiezan a drogar y tomar.

Pedimos que haya apoyo de los adultos y de los gobiernos para que los que migren no encuentren tantos problemas. Que todos los niños tengamos buen estudio y no tengamos que caminar lejos para cortar leña ni lastimarnos con el machete. Que el gobierno haga bien su trabajo y cumpla las leyes para que los adultos y nosotros no tengamos que migrar.

Por último, queremos transformar el mundo. La CIMICH estará unida como organización para exigir nuestros derechos. Queremos participar en nuestras comunidades, concientizarlas con buenas informaciones y con un seguimiento permanente.

Ser migrante organizado quiere mucho valor, participación, capacidad y compromisos para trabajar con otros compañeros y con toda la comunidad. El migrante organizado sabe unirse y juntar su fuerza con otras organizaciones  para defender la vida y dar lo mejor para sus pueblos. El migrante organizado piensa en la Vida Buena de su familia y de su comunidad, genera nuevas ideas y sabe proponer.

Por eso para nosotros Vida Buena es vivir juntos en armonía y libertad, mujeres, hombres, niñas y niños. Por eso queremos fortalecernos como organización indígena de migrantes, trabajando parejo mujeres y hombres.

A las instituciones y al gobierno les exigimos que cumplan sus responsabilidades para que haya una Vida Buena en nuestras comunidades y en todo el país.

A lo largo de estos años hemos crecido en la esperanza, en el trabajo colectivo y en las alianzas con otros actores. Hoy somos una organización que va ganando fuerza para dar seguimiento y acompañamiento a los comités de migrantes indígenas y grupos de jóvenes en nuestras comunidades. Vamos a seguir caminando para consolidar nuestros trabajos colectivos, talleres en artes y comunicación, difusión de nuetsra cultura; exigiendo derechos y defendiendo los de los demás. Vamos a seguir caminando y luchando, en la unidad y la solidariad, porque sólo así se puede transformar el mundo.

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>