Nuestro Territorio: en defensa de nuestra fuente de vida

bankil/ julio 3, 2014/ Noticias, Uncategorized/ 1 comments

Contra el proyecto de reforma agraria y despojo de tierras,
¡Reivindicamos el derecho al arraigo de los campesinos mexicanos!

Nausicaa Preiss/Miguel Paz
Voces Mesoamericanas, Acción con Pueblos Migrantes

Las migraciones son procesos fomentados por las políticas de despojo de tierras, consecuencia directa de las políticas gubernamentales (nacionales e internacionales) que privatizan los bienes tradicionalmente comunes, imponen las prioridades de las corporaciones transnacionales al “buen vivir” y destruyen el medio ambiente y las economías tradicionales y sustentables de los pueblos. Por eso, hablar de la reforma agraria en curso es un asunto prioritario para las personas que siguen viviendo de sus tierras y para las que buscan un modo de vida digno y sano.

El martes 10 de junio se realizó el foro “Nuestro Territorio: en defensa de nuestra fuente de vida” en el Centro Experimental y de Capacitación K’intum, en Pamalá, municipio de Comitán, Chiapas. El foro fue una iniciativa de Enlace, Comunicación y Capacitación, A.C. (Enlace) para analizar la nueva reforma agraria. Reflexiones y propuestas de las comunidades frente a los impactos que generarán los cambios legislativos fueron el enfoque del foro. Participaron personas de alrededor de 20 comunidades de distintas regiones de Chiapas, y miembros de organizaciones indígenas, civiles, pastorales y de derechos humanos: Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas, la Asociación Rural de Interés Colectivo Independiente y Democrática (ARIC ID-UU), Parroquia de Frontera Comalapa, Centro de Educación Integral de Base (CEIBA) y Voces Mesoamericanas, Acción con Pueblos Migrantes.

FORO NUESTRO TERRITORIO 10 DE JUNIO DE 2014

Víctor Suárez Carrera, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productores del Campo (ANEC), informó a los participantes sobre los peligros de la “gran reforma para el campo” anunciada el 6 de enero de 2014 por Enrique Peña Nieto, que afectará de manera crucial e irreversible los sistemas campesinos de producción y las bases de la alimentación de la población en México, provocando el empobrecimiento y el crecimiento de la migración interna e internacional. En 1994 entró en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que favoreció las importaciones agroalimentarias y forestales. Después de sólo dos décadas, los impactos del TLCAN y de las políticas neoliberales hacia el campo pueden resumirse en el aumento de la desigualdad, la pobreza, la migración, el precio de los alimentos, el desorden y monopolización de los mercados, la inseguridad y el despojo de nuestras tierras, aguas y otros bienes naturales. Hoy, cinco nuevas amenazas planean en el cielo del campo mexicano.
Amenazas sobre el campo mexicano

Amenaza 1:

La gran reforma fomentará la privatización de los ejidos y comunidades para que se concentren las tierras en algunas manos y se facilite su apropiación, entre otros, por grandes empresarios. En 1992, el artículo 27 de la Constitución -logro de la Revolución Mexicana que permitió la repartición de las tierras en ejidos-, fue modificado para declarar el finiquito agrario. Aunque se inició el proceso de privatización de tierra, en varias regiones del país los campesinos han resistido y defienden las formas de propiedad comunal y ejidal. La ley de 1992 legalizó el cambio de estatus de la tierra en propiedad privada, con la condición de tener una mayoría de 75% de votos favorables dentro de la asamblea ejidal. El proyecto de ley de 2014 reduce esta mayoría a 50% más uno de los participantes en la primera convocatoria, allanando más el camino de la privatización, dado que el 90% de las tierras mexicanas son ejidales.

Foto: Enlace CC

Foto: Edna Robles/Enlace CC

Amenaza 2:

El proyecto de Acuerdo de Asociación Transpacífico (TTP) se está llevando a cabo, impuesto por Estados Unidos e incluyendo a Canadá, México y varios países de América Latina, Asia y Oceanía. Como segunda gran fase del liberalismo mercantil internacional, este segundo tratado de libre comercio afectará todavía más a los pequeños productores mexicanos. Los precios del café Robusta de Vietnam (monopolizado por la empresa Nestlé) cepillarán los precios del café arábica de México, golpeando a los pequeños productores. Otros ejemplos de la destrucción de la agricultura mexicana son los siguientes. Antes del Tratado de libre Comercio con América del Norte (TLCAN), México producía todo el arroz que consumía. Hoy con el TLCAN, se importan 85% del arroz consumido. El TTP afectará aún más a los ya golpeados productores mexicanos, con la importación del cereal de países altamente competitivos como Tailandia. Nueva Zelandia exportará su leche hacia México sin control alguno. Las grandes empresas farmacéuticas aumentarán el periodo de vigencia de las patentes a 50 años –actualmente limitado a 20 años-, impidiendo aún más el acceso a la salud de la población con bajos ingresos que hoy sólo puede acceder a medicamentos genéricos.

Amenaza 3:

Con el proyecto de reforma agraria se afianza la etapa transgénica de la Revolución Verde, afianzando el reinado de Monsanto en la comercialización de semillas transformadas y de los fertilizantes químicos asociados. Esta política impactará gravemente en la cultura de las semillas básicas, creando más dependencia entre productores y contaminando suelo y aguas.

Para luchar contra estos abusos, la campaña “Sin Maíz no hay País” está realizando múltiples actividades en toda la geografía de nuestro país (http://www.sinmaiznohaypais.org/).

Amenaza 4:

Los diputados votaron con la reforma energética el despojo y la explotación de las tierras por empresas extranjeras. Se han entregado derechos de exploración y explotación de los bienes naturales a las grandes corporaciones, suprimiendo el interés superior de producción agroalimentaria de las tierras. Ya en los últimos 10 años se han extraído más plata y oro que durante todo el período colonial. A pesar de la oposición y resistencia de los pueblos  campesinos e indígenas, se votó el artículo 8 transitorio de la ley energética que considera las actividades de exploración como de mayor interés público, encima de otros usos de la tierra. Las últimas reformas legislativas profundizarán la ruina del campo mexicano, y con ello, la dependencia alimentaria y la pérdida de soberanía nacional.

DSC01077

Foto: Edna Robles/Enlace CC

Amenaza 5:

Los programas asistencialistas de “combate a la pobreza”, sólo tienen el propósito de administrar el descontento social y ejercer control sobre las comunidades; mediante transferencias condicionadas en efectivo fomentan el individualismo y rompen la organización social. Los programas crean dependencia de los productores y no estimulan la creación de empleo agrícola que favorezca el arraigo de las familias campesinas.

Después de platicar sobre las amenazas de la reforma agraria de 2014 y de otras contra-reformas de la agenda corporativa, se dejó la palabra a los representantes de las comunidades y organizaciones presentes para modelar una agenda de lucha campesina:

 

Hacia una agenda nacional y local de lucha campesina

Propuesta 1:

Las y los mexicanos debemos defender la autosuficiencia alimentaria sustentable, promoviendo a los pequeños productores: se puede producir más y el campo mexicano puede sostenerse con organización campesina y cuidado de la Madre Tierra, generando nuevos conocimientos que permitan afrontar las realidades emergentes.

Propuesta 2:

Sostener un mercado nacional y mercados regionales con precios remunerativos que den certidumbre a los campesinos al momento de la cosecha.

Propuesta 3:

En las comunidades y ejidos, se debe promover el derecho a una vida buena en el campo, asegurando el acceso universal a la educación, la salud y la vivienda adecuada. “No somos pobres porque tenemos la naturaleza”, debe ser el pensamiento que rompa con las ideas y estereotipos que utilizan los gobernantes para tratar a los campesinos como mexicanos de segunda. Hay que exigir derechos con dignidad para enfrentar las políticas asistencialistas que callan las protestas y exigencias del pueblo.

Propuesta 4:

El respeto a la organización autónoma de los pueblos es base de la agenda de lucha campesina. Es fundamental la organización de los campesinos para la defensa de sus propios intereses y para exigir al gobierno que se protejan.

En el foro también se presentó una denuncia del Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas.

DSC01409

Foto: Edna Robles/Enlace CC

En los municipios de Chicomuselo y Frontera Comalapa, los reglamentos ejidales contienen artículos que representan violaciones a los derechos de las mujeres. Una mujer que se casa con un hombre no perteneciente al ejido, pierde sus derechos de propiedad ejidal. El derecho a la tierra sigue siendo propiedad de los hombres. Bajo este principio de exclusión 200 mujeres fueron despojadas de sus tierras. A pesar de la sentencia del juicio que se entregó a favor de las mujeres, éstas siguen sin poder de decisión en las asambleas ejidatarias.

Además de la necesidad de recuperar su sentido familiar, es necesario defender el sentido social de las tierras que está siendo roto por empresas mineras que cuenta con el apoyo de las autoridades agrarias. Dichas autoridades no actúan en favor de los pueblos que tienen que representar. Corrompen a la gente para validar el despojo de sus tierras y actúan con toda impunidad.

Así, el Foro convocado por Enlace logró enfocarse en la identificación y análisis de los peligros que representan las políticas gubernamentales y en la generación de propuestas campesinas para hacerles frente. Los retos son muchos, también los compromisos asumidos por quienes participaron en el foro: concientizar a las comunidades sobre las nuevas políticas energéticas, agrarias y los programas asistencialistas; comunicarse y educarse dentro de la familia sobre una alimentación sana; organizarse como pueblo para tomar y defender sus propias decisiones; fortalecer mercados locales que respondan a los intereses campesinos, promoviendo el intercambio de productos entre regiones cercanas. Sólo así será posible frenar las políticas de despojo de tierras, territorios y bienes naturales, y ejercer el derecho a no migrar como expresión de la vida buena a la que aspiran millones de campesinos y campesinas mexicanas.

1 Comment

  1. Pingback: Contra el proyecto de reforma agraria y despojo de tierras, ¡Reivindicamos el derecho al arraigo de los campesinos mexicanos! | OBSERVATORIO FRONTERA SUR DE MÉXICO

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>